martes, 10 de enero de 2017

R | Tormenta de espadas, de George R. R. Martin

Canción de hielo y fuego #3

Épico, muy sangriento y totalmente adictivo.
NOTA: 5/5


No sé muy bien por dónde empezar. Los dos primeros tomos de Canción de hielo y fuego me gustaron, pero ninguno de los dos tanto como Tormenta de espadas. Para mi ha sido mil veces mejor que los dos anteriores; y es irónico, porque es el que más miedo tenía de empezar.

A pesar de sus 1200 páginas la lectura se me hizo super ágil, no podía parar de pasar páginas y más páginas. Recuerdo la narración de los dos primeros tomos algo densa, pero en este tercero no ha sido el caso. Se lee muy rápido, ya que, la acción es más dinámica y todo el rato están pasando cosas. Las escenas son mucho más trepidantes y no hay episodios de calma prolongada, sino que siempre hay movimiento. Siempre se está cociendo algo. Además, también hay mucho movimiento de personajes. Los personajes se mueven mucho de un sitio para otro, viajando constantemente. Y hablando de los personajes, puede que también cojan más protagonismo algunos de aquellos que más me gustan o que su historia me parezca más interesante. Todo elementos que influyen en el ritmo de lectura.

Otro detalle que me ha gustado es que las diferentes trama e historias se empiezan a entrelazar las unas con las otras, ya sea porque como lector ves que se empiezan a unir o porque diferentes personajes se reúnen en un mismo espacio, aunque no necesariamente en un mismo espacio-tiempo. Lo que si que es cierto es que muchos personajes se cruzan por el camino y a consecuencia de esto muchas tramas se intercalan con otras creando una novela río mucho más grande de lo que podía parecer a simple vista. Me ha encanado ver como dos tramas están a punto de unirse o dos personajes que se buscan están a punto de encontrarse y al final no pasa. Todo muy frustrante, ya que, como lector ves que están allí.

Hablando de la historia. Una de las historias que más he disfrutado ha sido la que se desarrolla en el muro. Hasta ahora no conocíamos demasiado bien lo que estaba a punto de pasar al otro lado y me ha parecido muy interesante todo el conflicto que ha surgido a partir de él. Además, la guardia de la Noche me parece una hermandad bastante admirable. Otra de las historias que he disfrutado mucho leyendo ha sido la de Daenerys. Me encanta esa chica y todo el potencial que parece tener, de hecho, ya está empezando a dar guerra y no quiero ni imaginar lo que pueda pasar cuando llegue a su esplendor. Seguimos con Tyrion, es uno de mis personajes favoritos y sus diferentes tramas siempre me impresionada por su astucia e ingenio. Además, en este tomo su historia se une a la de otro personaje y es interesante ver esa lucha de convivencia, aunque en el fondo los dos quieren lo mismo, pero ellos no lo saben. Para terminar, me gustaría hablaros del joven lobo, un personaje que no está entre mis favoritos, pero que su trama en este libro es demasiado épica. Me recuerda mucho a Ned Stark, pero con las agallas de la juventud.

Obviamente, tenemos que hablar de las numerosas muertes. No tanto por el numero, sino por las escenas. La mayoría de las muertes de este libro son muy violentas; incluso de lo más grotescas. Además, después de leer este tomo he asumido –por fin– que todos los personajes pueden morir, que ninguno es imprescindible, que el dios Martin puede decidir que cierto personaje ya no es necesario para la trama y que puede eliminarlo de la forma más horrible que se le ocurra. Y eso ha pasado con personajes que pensaba que eran relevantes y que no podían morir. O por lo menos, no tan pronto. Con este libro hay prácticamente una muerte importante en cada capítulo. Una muerte llena de sufrimiento, de dolor y visualmente impactante.

 
Tormenta de espadas me ha gustado, porqué me ha sorprendido. No me ha dejado de sorprender hasta la última página. Porqué en ese momento quería leer más y si hubiera tenido a mano el cuarto tomo probablemente lo hubiera empezado al momento.

Un beso.


Entradas relacionadas:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada