martes, 9 de febrero de 2016

R | Sueños de piedra, de Iria G. Parente y Selene M. Pascual


Mi profesor de arte contemporáneo dice que es mucho más difícil escribir una reseña de algo que te ha gusta que escribirla de algo que no te ha gustado. No puedo estar más de acuerdo. El ejemplo más claro es este: yo hablando del profesor de arte y no de Sueños de piedra.


La premisa con la que se inicia la historia es muy simple: chico y chica huyen de la ciudad por diversos motivos. La casualidad hace que se encuentren en la salido donde topan con otros chico que les da un destino. Juntos vivirán un viaje lleno de aventuras y de peligros que no van a querer que termine.
Primero conocemos a Arthmael, príncipe y heredero de Silfos. Un joven creído, prepotente y orgulloso como ninguno. Su padre decide apartarle de la corona y en consecuencia él escapa del castillo para convertirse en un héroe y ser merecedor del trono. Puede parecer un acto muy honorable en un primer momento, pero no os equivoquéis Arthmael huye por el rechazo, se trata de una pataleta de niño mal criado. De camino fuera de la ciudad se topa con Lynne. Una fugitiva ex-prostituta. Lynne es un personaje más complejo de lo que parece a simple vista. Ella tiene dos caras: la que muestra al mundo y la que es en realidad. Por último mencionar a Hazan, el joven hechicero que dará un destino a nuestros protagonistas. Es un chico tan tierno e inocente que es imposible no quererle. El pobre es bastante torpe y probablemente no hubiera llegado entero al final de la aventura si no llega a conocer a Lynne y Arthmael.

“–P-pero el amor no es eso –balbucea Hazan, enrojeciendo un poco más. Parece hacerse un poco más pequeño en su asiento–. No es que yo sepa mucho de ello, claro, pero se supone que… el romance es… ¿equilibrio? Es querer a alguien como esa persona te quiere a ti…, ni menos ni más…

Aunque la novela está contada a dos voces, alternando un capítulo de Arthmael y un capítulo de Lynne, me ha resultado muchos más fácil conocer al chico. Por un lado, y aunque tiene sus secretos Arthmael es un libro abierto, no le da miedo mostrarse tal y como es y de hecho lo hace. De esta forma como descubres que detrás de esa cara de prepotente hay un chico encantador del que no puedes evitar enamorarte. Por el otro lado, Lynne no se deja conocer tan fácilmente, no deja que nadie entre. No quiere que le hagan daño. Hasta prácticamente el final de la historia no puedes decir que la conoces. En muchas ocasiones me apetecía cogerla bien fuerte y decirle que todo se iba ha arreglar y al segundo le daba una bofetada y le decía: ¡espabila!.
Me han gustado mucho los temas que han tratado las autoras. La crítica social a favor de las mujeres implícita en toda la novela es enorme. Yo conocía este detalle, pero no sabía como lo iban a abordar y, en mi opinión, queda perfectamente integrado en la trama. Puede parecer que la historia está contada des de un contexto “medieval”, más antiguo, pero este es un problema muy actual. Todavía hoy hay hombre que por el simple hecho de ser hombres se creen superiores a las mujeres y que pueden hacer con ellas lo que les de la gana.
Y del otro tema del que quería hablaros es del personajes de Lynne que a causa de este mal trato que sufre por parte de un hombre se ve en un pozo del que no ve la manera de salir. Este hecho hace que no crea en si misma, que crea que no es válida, ¡que crea que se merece lo que le ha pasado! Esta tan sumida en su propio dolor que incluso cuando la intentan ayudar desconfía y no deja que lo hagan. Otro tema muy delicado y muy complicado de superar si no te dejas ayudar.

“No existe futuro sin pasado. Olvidar no es superarlo.
Olvidar es de cobardes.”

Iria y Selene me han hecho sentir muchas cosas a lo largo de toda la historia. Leer Sueños de piedra ha sido una montaña rusa de sentimientos, de emociones. Había momentos en que ni los fragmentos de tranquilidad podía disfrutar. No veía como iba a terminar. No me parecía válido ningún de los dos finales que había en mi cabeza, aunque hay que decir que me ha encantado el final y el prólogo fue tan perfecto. Ha merecido muchísimo la pena leerlo y sufrir, lo volvería ha hacer con los ojos cerrados. Los post-it's han sido imprescindibles en esta historia aunque se merece un gran post-it's toda ella. Estoy deseando que salga el spin-off y poder conocer más a Hazan. Y volver a leerlos otra vez.
Y me diréis: lee Alianzas. No pienso comprar el libro si no lo van a cobrar. Se merecen cobrar por su trabajo y más si está tan bien hecho.

Sueños de piedra ha sido una lectura fantástica, llena de aventuras, de peligros y de situaciones demasiado graciosas. Conocer los mil títulos de Arthmael ha sido una maravilla. Ojala los hubiera apuntado, no tienen desperdicio. Del mismo modo la historia de Lynne merecía ser contada y leída. Sólo puedo deciros que lo leáis –si todavía no lo habéis hecho– y que descubráis por vosotros mismos lo que esconden sus páginas, ya que, no creo haber sido capaz de plasmar ni la mitad de lo que ha sido leerlo. Super favoritísimo.
NOTA: 5/5

Un beso enorme.


Tal vez te interese:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada