viernes, 28 de agosto de 2015

5.000 caracteres para enamorarse

(Amy y Roger, de Morgan Matson)


“Después de todo, nunca se sabe adónde te llevará el camino.”

Siempre había dado por sentado que esas constantes, tan básicas, no cambiaría nunca. En aquel momento, ni siquiera lo había considerado nada especial. Y ahora habría dado cualquier cosa porque todo volviera a ser igual.

“Y tampoco sé nunca cuándo me he perdido. Lo que es una mala combinación, porque siempre pienso que si continúo por un camino el tiempo suficiente al final todo saldrá bien.”

“–Eso es escurrir el bulto. Decir que te gusta todo es como
decir que no te gusta nada.

Pero yo creo que todavía hay un montón de cosas por descubrir. Solo tienes que prestar atención.

“–Decir adiós es como asumir que no vas a volver a ver a una persona. Es aceptar que esa sea la última conversación que tengáis. Así que, si no lo dices, si dejas la conversación abierta, significa que tendrás que volver a verla.

Lo importante es que nunca podrás decirle nada más.

Don Quijote nunca encontró a su Dulcinea, ¿verdad? Así es. A veces no hay mucha diferencia entre emprender la misión de un caballero y arremeter contra molinos de viento.

“Tienes que estar orgulloso de tu hogar. Eres de donde vienes. De lo contrario, siempre estarás perdido.”

“No necesitas marcharte para saber dónde está tu hogar. Todo el mundo sabe dónde está su hogar. Y, si no lo sabes, es que tienes un problema.”

Mañana mejorará.
Pero ¿y si no es así?
Walcott sonrió y soltó el CD.
En este caso, te lo repites mañana. Porque podría pasar. Nunca se sabe, ¿no? En algún momento, mañana mejorará.

“–El sentido es que puedes hacer algo extraordinario –dijo mi padre–, algo que mucha gente no puede hacer. Si tienes la ocasión de desarrollar tus talentos, sería un crimen no hacerlo. Después de todo, renunciar porque algo se vuelve demasiado difícil es un signo de debilidad, ¿no te parece?

Comprendí que éramos libres.”

“–Es comprensible. Pero no puedes permitir que eso te detenga, ¿no?

Pero no puedes permitir que eso te detenga. Es decir, si tienes talento par algo, no me parece bien no desarrollarlo solo porque sea complicado o porque tengas miedo.

Uno nunca sabe cuánto tiempo le queda.

“–Así que creo que tenemos que estar abiertos a lo que pase. No podemos saber exactamente lo que nos espera.

“–Siempre ocurre así.
¿El qué?
Los mejores descubrimientos siempre les suceden a las personas que no están buscándolos.


Y por esto, Amy y Roger merece ser leído. Es un libro fantástico que con una historia aparentemente sencilla te llena un libro de sabiduría. Podéis leer también mi reseña y pasar directamente al libro, seguro que no os defraudará.


RESEÑA: Amy y Roger, de Morgan Matson

viernes, 21 de agosto de 2015

R | Frío, de Laurie Halse Anderson


Escribiendo desde la terraza de casa de la abuela parece que las palabras se escriben más lentamente. Puede que influya el paisaje o el cálido sol de media tarde. Quién sabe.

 
Frío es la sobrecogedora historia de una chica que no sabe como afrontar la muerte de su amiga. No sabe como afrontarla porque ella también sufre de la misma enfermedad que ella. Lia y Cassie se conocen prácticamente desde niñas. Han crecido juntas. Han sido la mejor amiga de la otra desde que se conocen. Pero ahora ya no son amigas.

Lección aprendida. Los coches necesitan combustible.

Lia es una chica apunto de terminar el instituto. Una chica que parece valiente y segura de si misma. Pero Lia sufre un trastorno de alimentación grave desde hace años. La han ingresado un par de veces y va al psicólogo cada semana. Sino consigue librarse. Desde la muerte de Cassie toda su familia está esperando su reacción. Una reacción que parece no llegar.
Lia está rodeada de personas que la quieren: Su padre, aunque no termina de comprender a su hija; su hermanastra pequeña: Emma, que la quiere con locura; Jennifer, la mujer de su padre que la ayuda en todo lo que puede; incluso su madre, La doctora; y Cassie. Cassie también la quería. Aunque ella no lo quiere ver.

Cosas ha destacar de Frío. Primero, la sensación de frío que tuve en el cuerpo durante toda la lectura. Las letras de Laurie Halse Anderson son frías y transmite a la perfección el estado de Lia. Lia tiene siempre frío, no consigue entrar en calor. Su escasa alimentación hace que se sienta débil y su cuerpo no pueda calentarse. Laurie permite que el lector sea Lia, consigue meterlo en su piel.
Siguiendo con el estilo de la autora. Es directo y claro. Dice las cosas por su nombre y no se corta a la hora de contar como se siente y lo que le pasa por la cabeza. Además tiene un ritmo lento, para disfrutar de una lectura pausada y poder captar bien todos los matices del comportamiento de ella.
Para terminar, una pequeña mención al modo de tratar los trastornos alimentarios de las chicas. Laurie Halse Anderson se documentó bien en el desarrollo de la enfermedad, sus causas, sus síntomas y su lenta recuperación. Se puede ver el trabajo previo a la escritura de la historia de Lia. Además de mostrar un testimonio que bien podría ser real de la enfermedad. La acerca a los jóvenes y consigue conmover.

Frío es la historia de como una chica recupera las ganas de seguir viva, de seguir luchando por lo que quiere y como con la ayuda de sus seres queridos logrará salir del pozo en el que lleva muchos años metida. Además la historia de Lia refleja un problema real que afecta cada vez más a chicas y chicos.

“–Cuéntame algo de ella –me pide–. algo bonito.
Le encantaban los gofres.
¿Acaso no le encantan a todo el mundo?
decía que el mundo sería un lugar mejor si todos comiéramos gofres en lugar de pan.


NOTA: 4,5/5

viernes, 14 de agosto de 2015

BOOK TAG del arcoíris

Porque a veces apetecen cosas menos serias, más divertidas.


Drácula, de Bram Stoker
En llamas, de Suzanne Collins
La batalla del laberinto, de Rick Riordan
Ciudades de papel, de John Green
La historia de Julian, de R. J. Palacio
Las ventajas de ser un marginado, de Stephen Chbosky
El último héroe del Olimpo, de Rick Riordan
La lección de August, de R. J. Palacio
Bajo la misma estrella, de John Green
Especiales, de Scott Westerfeld
Septimus, de Angie Sage
Bendecida por la sombra, de Richelle Mead

Recomiendo especialmente los tres que están en rojo. Cada uno de ellos llegó en un momento especial de mi vida y les tengo muchísimo cariño, aparte de que son muy buenos. Los dos de Rick Riordan y el de Richelle Mead todavía no los he leído.
Y una mención especial a Septimus que fue el primer libro que leí de pequeña
por voluntad propia.

viernes, 7 de agosto de 2015

R | La maldición del titán, de Rick Riordan

Percy Jackson y los dioses del Olimpo #3

Espero que el verano vaya bien y que disfrutéis mucho de vuestras vacaciones. Por mi parte estoy avanzando con las lecturas pendientes y poniéndome al día con las reseñas.


Las aventuras de Percy Jackson me acompañan prácticamente desde principios de año y me encantan. En esta ocasión, en la tercera entrega, vemos que Grover se encuentra en apuros y sus amigos lo van a rescatar en una misión un poco peculiar. Percy y Annabeth acompañados por Thalia se ven envueltos en una pelea con un monstruo que tiene ordenes de matarlos. Solo consiguen escapar con la ayuda de las cazadoras de Artemisa. A partir de aquí las cosas cambian. Consiguen volver al campamento mestizo pero en seguida tienen que volver a partir. El Oráculo ha hablado y parece que Percy no forma parte de la misión esta vez.

Toda la bahía de San Francisco se desplegaba ante nosotros: el Golden Gate, la isla de Alcatraz y, más allá, hacia el norte, las colinas verdes cubiertas de niebla. Un momento ideal para una foto. Salvo por el pequeño detalle de que íbamos a morir y estaba a punto de llegar el fin del mundo.

Percy sigue siendo ese chico un poco inseguro que empieza a creer en él, aunque la presencia de Thalia le desconcierta en cierto modo, aunque él intenta dejar sus diferencias a un lado y cooperar con ella. En este viaje vemos como empieza a crearse una identidad y como los demás empiezan a tomarlo más en serio.
Annabeth esconde algún que otro secreto. Todo lo relacionado con su familia mortal, sobre todo su padre, queda un poco a oscuras para todos sus amigos. Ella no quiere hablar de ello pero, al final acaban teniendo un papel clave en el desenlace de la trama.
Sobre Thalia no puedo habla mucho porque sería spoiler del libro anterior. Solo decir que es una mestiza como Percy y Annabeth. Una mestiza con bastante poder que pondrá las cosas difíciles a nuestro joven héroe.

En esta ocasión Rick Riordan incorpora nuevos personajes que darán mucho juego junto con los ya existentes. Además, Percy y sus amigos volverán a recibir la ayuda de algún Dios caritativo que les ara el viaje más fácil en alguna ocasión. Grover encontrará por fin una pista sobre el Dios Salvaje aunque más tarde este encuentro quedará en sus recuerdos como un olor y una ventisca.
Referente al tema mitológico podemos ver más mitos y más personajes del mundo clásico, combinados con gran maestría con la cultura actual. Todo tiene cabida en la América contemporánea.
Para terminar, el estilo irónico de la mayoría de los personajes, y de Percy Jackson en particular, hacen la lectura muy ágil y amena, haciéndote reír en más de una ocasión.

La maldición del titán es una tercera parte con más aventuras, con más ritmo, con más personajes y con más historias clásicas por contar. Se empieza a ver la maduración de los jóvenes personajes y un débil camino de por donde seguirán los acontecimientos. Sin duda sus puntos fuertes son la mitología y el carisma desarrollador de muchos de sus personajes.
NOTA: 3/5

Yo no sabía exactamente cuándo se habían inventado los coches, pero me figuraba que en tiempos prehistóricos, cuando la gente miraba la televisión en blanco y negro y cazaba dinosaurios.

Un beso.


Más cosas sobre Percy Jackson:
Saga completa: Percy Jackson y los dioses del Olimpo