viernes, 21 de agosto de 2015

R | Frío, de Laurie Halse Anderson


Escribiendo desde la terraza de casa de la abuela parece que las palabras se escriben más lentamente. Puede que influya el paisaje o el cálido sol de media tarde. Quién sabe.

 
Frío es la sobrecogedora historia de una chica que no sabe como afrontar la muerte de su amiga. No sabe como afrontarla porque ella también sufre de la misma enfermedad que ella. Lia y Cassie se conocen prácticamente desde niñas. Han crecido juntas. Han sido la mejor amiga de la otra desde que se conocen. Pero ahora ya no son amigas.

Lección aprendida. Los coches necesitan combustible.

Lia es una chica apunto de terminar el instituto. Una chica que parece valiente y segura de si misma. Pero Lia sufre un trastorno de alimentación grave desde hace años. La han ingresado un par de veces y va al psicólogo cada semana. Sino consigue librarse. Desde la muerte de Cassie toda su familia está esperando su reacción. Una reacción que parece no llegar.
Lia está rodeada de personas que la quieren: Su padre, aunque no termina de comprender a su hija; su hermanastra pequeña: Emma, que la quiere con locura; Jennifer, la mujer de su padre que la ayuda en todo lo que puede; incluso su madre, La doctora; y Cassie. Cassie también la quería. Aunque ella no lo quiere ver.

Cosas ha destacar de Frío. Primero, la sensación de frío que tuve en el cuerpo durante toda la lectura. Las letras de Laurie Halse Anderson son frías y transmite a la perfección el estado de Lia. Lia tiene siempre frío, no consigue entrar en calor. Su escasa alimentación hace que se sienta débil y su cuerpo no pueda calentarse. Laurie permite que el lector sea Lia, consigue meterlo en su piel.
Siguiendo con el estilo de la autora. Es directo y claro. Dice las cosas por su nombre y no se corta a la hora de contar como se siente y lo que le pasa por la cabeza. Además tiene un ritmo lento, para disfrutar de una lectura pausada y poder captar bien todos los matices del comportamiento de ella.
Para terminar, una pequeña mención al modo de tratar los trastornos alimentarios de las chicas. Laurie Halse Anderson se documentó bien en el desarrollo de la enfermedad, sus causas, sus síntomas y su lenta recuperación. Se puede ver el trabajo previo a la escritura de la historia de Lia. Además de mostrar un testimonio que bien podría ser real de la enfermedad. La acerca a los jóvenes y consigue conmover.

Frío es la historia de como una chica recupera las ganas de seguir viva, de seguir luchando por lo que quiere y como con la ayuda de sus seres queridos logrará salir del pozo en el que lleva muchos años metida. Además la historia de Lia refleja un problema real que afecta cada vez más a chicas y chicos.

“–Cuéntame algo de ella –me pide–. algo bonito.
Le encantaban los gofres.
¿Acaso no le encantan a todo el mundo?
decía que el mundo sería un lugar mejor si todos comiéramos gofres en lugar de pan.


NOTA: 4,5/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada