viernes, 24 de julio de 2015

R | Otoño en el corazón, de Lavyrle Spencer


Me queda un poco lejos esta historia pero vamos allá. Cogí este libro porque quería un cambio, quería probar algo de romántica más adulta y Lavyrle Spencer es una gran autora del género. Tengo que decir también que fue un poco decepcionante, no llego a ser lo que esperaba.

Nos encontramos en medio de una sociedad victoria. Tenemos también una familia acaudalada que pasa las épocas de buen tiempo en el lago. Una hija rebelde adelantada a su tiempo. Varias regatas a la vista. Y un chico que trabaja en la cocina y construye barcos.
Lorna es la hija mayor de la familia Barnett. Es guapa, independiente, con las ideas claras y un pretendiente muy prometedor dentro de la sociedad del momento. Pero ella tiene otras inquietudes y está lejos de ser la hija perfecta que sus padres quieren que sea. Le gusta navegar, es valiente y no duda ni un momento en investigar ese extraño chico que se atreve a acosar a su padre.
Jens Harken, el chico para todo en la cocina de la familia Barnett. Un chico alto, robusto y de cabello rubio. Un chico nacido en las frías tierras de Noruega. Su pasión son los barcos y está dispuesto a hacer lo que sea para lograr su sueño: diseñar el velero más ligero del mundo. Pero no estaba preparado para el torbellino de emociones que despierta en él la hija mayor de su señor.

“ – Tal vez una dama no debería decirle a un hombre que es tan apuesto que quita el aliento.” 

No es ningún spoiler decir que Lorna y Jens empiezan una relación joven y alocada a escondidas de todo el mundo. Una relación con olor a madera y calurosas tardes de verano. Me gustó como empezó la historia, me gustó toda esa atracción física que no se puede esconder. De todas formas, a medida que avanza la trama esta relación se me hace empalagosa. Jens en un primer momento era una chico fuerte y viril pero a lo largo de la historia se convierte en un chico demasiado romántico, para mi gusto, con mucho azúcar y que persigue un poco a Lorna. Al final del libro vuelve un poco ese chico rubio que me conquistó en un primer momento. Al personaje de Lorna le pasa un poco lo mismo, empieza muy fuerte pero en medio de la trama, y es verdad que lo suyo se podría justificar, sufre un cambio de personalidad radical. Sin embargo, poco a poco vuelve a despertar.
Me ha gustado el comienzo de la relación de Lorna y Jens, más adelante decae. También me ha gustado todo lo relacionado con la navegación: las regatas, el diseño y construcción del nuevo velero. La evolución de Jens en este aspecto es muy buena. Los personajes secundarios me han parecido casi todos únicos, literalmente. Todos son muy fieles a su forma de ser ya que esta no varia en toda la novela. Los únicos que evolucionan, aparte de los dos protagonistas, son los padres de Lorna y de todas formas, lo hacen de forma muy sutil en las últimas páginas. Destacar el personaje de Agnes, una de las dos tías de Lorna, es muy dulce y buena con ella.
Sin embargo, no me ha gustado de la novela el cambio a la hora de percibir la historia. En mi punto de vista, a medida que avanza la trama todo el libro empieza a parecer un culebrón. Toda la trama se enreda muchísimo e incluso los giros de guión me parecen predecibles. Tampoco me han gustado las actitudes de los dos protagonistas en lo que vendría a ser el nudo de la historia, me da la sensación que cambian de personalidad para luego, más tarde, volver a ser ellos mismos. Además, los padres de Lorna en muchas situaciones están llevados muy al extremo, parecen incluso exagerados.

Otoño en el corazón no ha sido lo que esperaba y aunque en un primer momento me enamoré de los dos protagonista el hechizo paso rápido. Seguí con su lectura porque me inquietaba la trama de la navegación y quería saber que pasaba al final de la competición. De todas formas, no creo que sea un mal libro simplemente que no es para mi. Seguramente probaré la romántica adulta de manos de otro autor. Y puede que más adelante me anime a volver a leer algo de Lavyrle Spencer pero, de momento no es una de mis prioridades.

“ – ¿De modo que para usted los deseos son algo por lo cual esforzarse, no sueños fantásticos?

NOTA: 3/5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada