viernes, 20 de febrero de 2015

R | Jane Eyre, de Charlotte Brontë


Compré este libro a principios del año pasada pensando que me iba ha encontrar algo parecido a Orgullo y prejuicio de Jane Austen pero no fue así. Al ser un libro de más de 600 páginas hasta el verano no tuve ocasión de cogerlo.

La verdad, es que no conocía la historia. Los únicos detalles que sabía eran que contaba la vida de Jane Eyre, una institutriz que empieza a trabajar en casa del señor Rochester y que los dos protagonistas terminaban enamorándose. Ya podéis imaginar mi sorpresa al abrir el libro y encontrarme una niña de unos diez años.
En los primeros capítulos, encontramos a Jane viviendo en casa de su tía. Al poco tiempo es enviada a la escuela (orfanato) Lowood por mala conducta, donde es educada como una señorita de buenos modales. Al terminar los estudios todavía pasa un par de años más en la escuela como profesora, al mismo tiempo que busca trabajo como institutriz en una buena casa. De esta forma, Jane termina en Thornfield Hall como la maestra de Adèle, una niña a cargo del señor Rochester. El señor Rochester y ella empiezan una extraña relación tipo “el ratón y el gato”. Hasta llegar más o menos a la mitad del libro donde un descubrimiento cambia las cosas. La historia da un giró de 360º grados y cambia completamente. Una vez llegamos a este punto hay un par de sucesos predecibles aun que no sabes como se van a desarrollar.
Lo mejor del libro sin duda son los diálogos entre Jane y el señor Rochester, son dos personajes que te llegan y te conquistan. Tienen una personalidad y un carácter muy marcados. Es verdad, que en algunos capítulos lo he encontrado un poco pesado y no han terminado de engancharme, sobretodo hacía el final del libro. De todas formas, me ha gustado la historia, no es lo que esperaba y me ha sorprendido, lo recomiendo. Jane Eyre ha envejecido bien y es una lectura muy amena.

1 comentario:

  1. Disfruté mucho este libro, fue el primer clasico que leí:3

    ResponderEliminar