viernes, 24 de marzo de 2017

R | Hermanos de sangre, de Ernst Haffner


Crítico, directo y muy descriptivo.
NOTA: 4,5/5


Hermanos de sangre es uno de esos libros que probablemente no hubiera leído si no me lo hubiesen mandado para clase y me alegro, porque me ha gustado mucho. Cuando empecé a leerlo la profesora ya nos había hablado de él y prácticamente conocía todo el argumento de la historia y todas aquellas cosas que tenía que buscar en la trama, en los detalles en los que tenía que fijarme para disfrutar más de su lectura.

Antes de entrar en materia, decir que a pesar de ser una historia escrita hace más de 80 años, censurada por los nazis y redescubierta hace poco: es un libro muy de actualidad, ya que, describe la situación de los jóvenes de un Berlín –quien dice Berlín dice cualquier otra ciudad grande– de posguerra. El desempleo, el paro juvenil, la miseria generalizada de toda la población y un sistema que no hace nada al respecto.


Ernst Haffner hace una minuciosa descripción del Berlín más humilde. Nos describe las calles, los ambientes de los bares y de los locales poco recomendables. Además, lo hace de forma crítica y con un tono de denuncia que no es de extrañar que se quisieran eliminar de la circulación este libro. Nos muestra la pobreza con la que viven los habitantes de Berlín, el desempleo masivo de la población y como las diferentes instituciones no hacen nada para cambiar la situación.

El autor se centra sobre todo en la situación de los jóvenes. Esta historia tiene varios protagonistas: Willi Kludas y Ludwig son dos de ellos, pero en menor medida también están todos los integrantes de la banda Hermanos de sangre a la que pertenecen. Esos jóvenes que pertenecen a las diferentes bandas son chicos menores de edad sin hogar que se han fugado de diferentes correccionales porque la situación allí es humillante: los tratan mal, los menosprecian e incluso los llegan a pegar; y por eso ello se escapan para buscar suerte viviendo en las calles. 
 
Pero estos chicos no pueden vivir del aire y por eso se juntan con bandas. Las bandas suponen la familia; la camaradería entre ellos substituye la familia de sangre. Muchos de ellos no es que no tengan familia, sino que sus padres no pueden mantenerlos o simplemente los tratan mal.

Para poder vivir en la gran ciudad de Berlín estos jóvenes tiene que vender sus pertenencias, prostituirse o delinquir. No hay la opción de intentar trabajar legalmente porque no tienen papeles y sus nombres figuran en las listas de prófugos de la policía por fugarse del correccional. Sin esos papeles no pueden trabajar, ni acceder a una vivienda y mucho menos pedir la ayuda por desempleo. Los Hermanos de sangre terminan delinquiendo y no quiero haceros spoiler, pero obviamente no termina bien. Willi Kludas y Ludwig son los únicos que no quieren roban para sobrevivir e intentan buscar un trabajo honrado para salir adelante. 

Me repito, pero el autor es muy crítico con la situación que describe y además lo hace con mucho detalle y sin ahorrarnos aquellos aspectos más desagradables. Me ha gustado muchísimo esta historia, realmente es como entrar a ese Berlín y unirse a los Hermanos de sangre. A mí me ha sido imposible no estar con la nariz arrugada en muchas escenas; leer todo lo que tenían que hacer para conseguir algo de dinero y ver que no tenían otra opción, que nadie se preocupaba por integrarlos en la sociedad y quienes se supone tiene que protegerlos y cuidar de ellos los menosprecian y los tachan de delincuentes incluso antes de que hayan hecho nada. Os lo recomiendo mucho si os interesa conocer la situación social de ese momento, no es un libro muy largo y seguro no os dejará indiferentes.


Hermanos de sangre nos relata la situación juvenil de un Berlín de posguerra. Ernst Haffner nos describe con todo detalle la vida de los jóvenes y todo lo que tiene que hacer para sobrevivir. Además, lo hace de forma dura, directa y muy crítica.

¿Que no es para tanto, señor comisario? ¿Qué sabrá usted de nosotros? Es para tanto, para mucho. Ahora todo se ha echado a perder. Ahora nos devolveréis al correccional. Pronto no podremos aguantar allí más…, nos escaparemos…, pasaremos otra vez hambre y terminaremos entrando en la pandilla. Trabajar, lo que se dice trabajar honradamente, no nos dejáis… No queréis más que humillarnos, encerrarnos y someternos…, pero ¿se os ha ocurrido ayudarnos y darnos apoyo? ¡No!

Un beso.


Entradas relacionadas: 

martes, 21 de marzo de 2017

Book Tag | Para conocernos mejor


Hoy vamos a hacer algo más relajado y es que hace algunas semanas atrás Karime del blog: Sólo una chica y su blog me nominó para hacer este divertido book tag –desde aquí !muchísimas gracias!–; así que ahora voy a responder las preguntas que me dejó en su entrada y de pasada me podéis conocer algo más.


1- ¿Quién es tu autor favorito?
¿Solamente uno? Vamos mal; la primera pregunta ya es muy difícil, pero creo que Carlos Ruiz Zafón y Rick Riordan se disputan la primera posición. Aunque también me encantan Patrick Rothfuss, Kate Morton y Victoria Àlvarez entre muchísimos más.

2- ¿Cuál fue tu primera lectura del año?
El primer libro que empecé en 2017 fue Festín de cuervos, pero el primero que terminé fue el relato largo de Pushkin: El prisionero del Cáucaso.

3- ¿Tienes algún súper héroe favorito?
Me encantan Iron man y Spiderman; aunque si solo puedo quedarme con uno sin duda: Iron man.

4- ¿En que libro te gustaría vivir?
Nidea… Aunque alguno de fantasía épica seguro y si en este mundo hay dragones muchísimo mejor. De todas formas, también me gustaría pasar mis las vacaciones en el Campamento Mestizo.

5- ¿Qué prefieres, gatos o perros?
Gatos.

6- Si tuvieses que elegir un libro para leer toda tu vida, ¿cuál sería?
¿Otra vez solo uno? Esta pregunta y la primera tendrían que haber margen de hasta tres mínimo. Drácula, alguno de Zafón o de Percy Jackson o Crónicas de un asesino de reyes.

7- ¿Cuál es tu serie favorita?
Entiendo que estamos hablando de serie de televisión. Últimamente me gusta mucho Teen Wolf, Vikings y The Originals; pero no pueden faltar Gilmore Girls o Greek –una serie muy infravalorada, pero que tiene capítulos que son geniales–.

8- ¿Por qué creaste tu blog?
Para escribir sobre literatura. Compartir mi opinión sobre los libros que leo y poder leer la de otros.

9- ¿Con qué personaje literario te casarías?
Jack de Memorias de Idhún; sin dudarlo.

10- Si pudieras pedir un deseo, ¿cuál sería?
Que el día tuviera el doble de horas o que no fuera necesario dormir.

11- ¿Te gusta leer spoilers o no?
No; odio cuando yo misma me spoileo mirando Twitter o Instagram –y me pasa muy a menudo, demasiado–. Aunque al mismo tiempo, no me molesta cuando en las clases de literatura el profe nos cuenta el final de una historia antes de que lo haya leído, puede que sea porque no entra demasiado en detalles y luego hay la tensión de saber como ha pasado, como se ha llegado a esa situación.


Hasta aquí las preguntas que me dejo Karime, no olvidéis pasaros por su blog, ya que, tiene cosillas muy interesantes. Por mi parte no voy a nominar a nadie; puede hacerlo quien quiera. Si lo hacéis sois libres de dejarme los enlaces debajo en los comentarios e iré a verlos encantada.

Un beso.


Entradas relacionadas:

viernes, 17 de marzo de 2017

Book Haul | febrero 2017


Como veis en el título hoy voy a hablaros de aquellos libros que compré durante el mes de febrero. Del mismo modo que me pasó en enero se me fue el tema algo de las manos, más que nada, porque entran más libros en casa de los que leo; si no, no sería tanto un problema.


Comencé el mes visitando mi Re-read favorita –que está a dos minutos de mi casa y es mi perdición–. Esta vez encontré Perdida, de Gilliam Flynn y me dio muy buenas vibraciones; no suelo leer Thriller, pero de vez en cuando para cambiar un poco de género me gusta.
Además, también encontré de casualidad La voz de los muertos, el segundo volumen de la saga de Ender, de Orson Scott Card y me hizo demasiado ilusión. Creo que he comentado alguna vez que leí El juego de Ender en mis inicios lectores y me dejó totalmente fascinada; de hecho hará unos diez años de eso y lo recuerdo como uno de esos libros que me marcaron.

Si algo tuvo de especial el mes de febrero es que –por fin– publicaron: Mañana azul, de Pierce Brown. Sabéis que es el libro que más ganas tengo de leer ahora mismo, pero todavía no lo he empezado porque me gustaría releer los dos anteriores, encontrar el tiempo para hacerlo con calma y controlar las expectativas. Quiero cogerlo en el momento perfecto, disfrutarlo tanto como disfruté de Amanecer rojo y ponerle cinco estrellitas.

Para ir terminando el mes pasado también asistí a varias presentaciones y en un par de ellas me llevé sus respectivos libros. En la presentación de Media vida, de Care Santos me dio tal ansia viva que necesité conseguir su libro allí mismo. Además, tengo muchas ganas de leer algo de la autora y conocer sus historias. Voy a intentar escribir una mini crónica del evento aunque ya hace casi un mes; más que nada, para hablaros un poquito del libro, ya que, seguramente no lo lea hasta verano.
También fui a la presentación de Reyes del cielo, de Francisco Miguel Espinosa de la que ya os conté varias cosas en la entrada que escribí hace un par de semanas. Al igual que el libro anterior tengo muchas ganas de leerlo, aunque este voy a intentar sacar tiempo y leerlo en los próximos meses; viene muy bien recomendado y tiene pinta de ser divertido.


Me estoy dando cuenta que febrero fue un poco el mes de la ciencia-ficción y de los libros que se salen un poco de mis lecturas habituales. No obstante, tengo muchas ganas de todas estas nuevas historias. ¿Habéis leído alguno?

Un beso.


martes, 14 de marzo de 2017

R | Palabras que nunca te dije, de María Martínez


Adictiva, divertida y con un punto dramático.
NOTA: 4/5


Confieso que tengo sentimientos encontrados con esta historia. Tenía muchas ganas de leer algo de María Martínez; he escuchado tantas maravillas de la autora, de sus historias, que yo ya estaba enamorada antes de empezar. Y las expectativas son malas en el 99% de los casos. No obstante, la historia de Sara y Jayden me ha gustado, pero no me ha gustado tanto como pensaba que me iba a gustar.

Por un lado tenemos a Sara, casada en un matrimonio que no la hace feliz y que en realidad no sé podría ni llamar matrimonio. Ella está totalmente anulada por su marido y ha terminado resignándose con lo que tiene: sin ganas, ni forma de saber como salir de esa situación. Hay que saber que Sara y Colin tienen un hijo: Daniel; que además, ella utiliza un poco de escusa para justificar su actitud –o su falta de ella– y eso hace que le sobreproteja.
Por el otro lado tenemos a Jayden, un soldado de la Armada estadounidense, pero no un soldado cualquiera sino uno que pertenece a una unidad súper secreta de los SEAL; traumatizado por un suceso del pasado que le ha hecho abandonar su vida y trasladarse a Tullia con un propósito muy claro.
Tullia es el pequeño pueblo de la Provenza donde se encuentran Sara y Jayden. Donde Sara acepta y admite su penoso matrimonio y donde empieza su transformación, su evolución a una mujer nueva que quiere cosas y que quiere luchar por ella, pero sobre todo que no se quiere seguir conformando. 
 
Me ha gustado mucho el mensaje que hay detrás de la novela y al que el título hace alusión: Palabras que nunca te dije. En la historia aparece textualmente esta frase y lo largo de todo el libro podemos ver que hay muchas palabras que no se dicen; tanto los dos personajes protagonistas como los secundarios. Hay que decir las cosas, hay que hablar y no callarse. Para mí este mensaje ha sido lo mejor. Además, fue un aspecto que comentamos en el club de lectura del sábado 11 y entre todas fuimos conscientes de todas aquellas palabras que nunca se decían y que eran importante que se dijeran; de lo contrario la historia podía haber sido muy diferente.

Relacionado con este aspecto también comentamos en el club la importancia de la palabra: nunca. Nunca empieza siendo algo negativo, algo que hay que ir tachando de una lista hasta que llega un momento que todos estos nunca se transforman en algo bueno, en algo positivo, en algo que los que va a unirlos para siempre.

También me ha gustado como María Martínez trata el destino. De hecho, Sara y Jayden habla de ello varias veces durante la historia; del destino como algo superior que ha entrelazado sus caminos de una forma algo macabra. Además, la autora introduce el viento y las tormentas en puntos que me parecen clave para acompañar momentos fundamentales de la trama. Un recurso muy utilizado en literatura romántica clásica donde los cambios atmosféricos acompañan el estado de ánimo de los protagonistas.

Otro aspecto que me ha encantado de la novela son los guiños a los superhéroes de Marvel y del universo DC cómics junto con alguna que otra frase mítica de las películas –de Los vengadores, si no voy mal de memoria–; que podemos relacionar con la última parte de la novela, donde la historia da un giro y se centra por unos capítulos en el trabajo de Jayden. No voy a profundizar mucho para no hacer spoiler, pero fue un momento de mucha adrenalina y tensión, aunque no me creí en ningún momento cierto suceso que quien haya leído el libro identificará perfectamente.

Y hablando de Jayden. No he terminado profundamente enamorada de él aunque no me importaría poner un Jayden en mi vida; y sin duda me he reído un momento con sus escenas, con sus salidas y ocurrencias, con su lenguaje tanto oral como corporal; sobre todo, me reí una barbaridad cuando él se encuentra escondido en la despensa.

Además, aplaudo la determinación de Sara en los últimos capítulos de la novela; donde pasa algo que le hace abrir los ojos definitivamente. No es ningún spoiler que Sara está casada y que el personaje de Jayden no es su marido. Durante toda la historia varios personajes hablan sobre la infidelidad, de hecho, aparecen varias infidelidades y de diferentes tipos en el libro y los diferentes personajes discuten sobre ello, se dan varias voces, se crea un dialogo al respecto muy interesante. Pero volviendo a la determinación de Sara me parece muy inteligente el motivo por el que decide cambiar. Sé que puede no entenderse muy bien esta reflexión mía, pero no sé muy bien como contarlo sin contar nada de la trama, pero digamos que deja a la mujer en buen lugar y la Sara que en un primer momento, era débil, cobarde y sin iniciativa resurge de sus cenizas como el ave fénix –palabras textuales de la novela– y se da cuenta que en realidad es una mujer fuerte, valiente y con ganas de luchar.

Lo que no me ha gustado tanto son las escasas tres, cuatro, semanas donde se enmarca la acción de la novela. Me ha parecido un período muy corto por todas las emociones que despiertan en los dos protagonistas, más que nada por la intensidad de estas. Entiendo la química y la tensión entre ellos, pero no lo sé: para mí ha sido poco tiempo para ir tan lejos. Aunque, hay que decir que he adorado sus momentos juntos, es imposible no enamorarse de ellos como pareja y reírse con sus cosas. Otro aspecto que también me escuece un poco es que Sara trate de amigas, de amigas de verdad, a las mujeres de Tullia que acaba de conocer.


Palabras que nunca te dije es la primera novela que leo de la autora y aunque la historia de Sara y Jayden no ha terminado de enamorarme como esperaba si que tengo ganas de leer más cosas de la autora. Esta novela tiene diálogos geniales, un personaje masculino que necesitas en tu vida y una determinación final de Sara que es de aplaudir.

Sé que me ha quedado algo larga la reseña de hoy, pero espero que os haya gustado.
Un beso.


Tal vez te interese: 

viernes, 10 de marzo de 2017

Book Haul | enero 2017


Hoy vamos a hablar de libros nuevos: concretamente de las nuevas historias que llegaron a mi casa a principios de año. Normalmente hago los book hauls reuniendo los libros de dos meses, porque realmente no compro tantos libros, pero en estos dos primeros me he vuelto un poco loca y hay demasiados. Así que hoy hablaremos de los libros de enero y el viernes que viene de los de febrero.


Para reyes llegaron a mi casa dos historias que me muero por leer. Uno de ellos el nuevo libro de Carlos Ruiz Zafón: El laberinto de los espíritus que probablemente lea en verano porque son unas mil páginas y desgraciadamente no puedo meterme ahora con él. He comentado varias veces que Zafón es uno de mis autores favoritos y unos de los primeros autores que leí y devoré cuando era más joven.
El otro libro que encontré debajo del árbol, fue un auto-regalo y se trata de La reina del Tearling, de Erika Johansen. Este libro y yo tenemos un feeling especial. Fue un de esos libros que ves y dices: tengo que leerlo. Además viene acompañado de unas criticas excelentes de parte de gente de la que me fío de su opinión. Espero leerlo pronto, de hecho voy a intentar incluirlo en mi TBR de abril.

Ahora vamos a hablar un poco de literatura rusa. Sé que estoy un poco obsesionada con ella últimamente, pero estoy inversa en este universo y las clases… pero en un par de semanas termino el trimestre y voy a relajarme con ello; aunque confieso que ya estoy buscando nuevos títulos para más delante.
Para las clases me compré: El héroe de nuestro tiempo, de Lérmontov que disfruté como una enana, me gustó muchos como refleja el contexto ruso y el momento histórico en que se enmarca la novela. De hecho, si algo tienen los autores rusos es ese carácter de conversar con el lector de la época y este libro es un genial ejemplo de ello.
Crimen y castigo, de Dostoyevski. Quienes me seguís por Instagram ya conocéis mi obsesión por este libro y por el autor; durante febrero estuve constantemente subiendo fotos de esta historia y reflexiones varias. Simplemente puedo recomendároslo encarecidamente.
Por último, también leímos algo de Tolstói. En este caso lo tengo a medias y se trata de La muerte de Iván Ilich. Por lo poco que llevo os puedo adelantar que es muy diferente a Dostoyevski, pero sigue teniendo ese carácter ruso que diferencia la literatura rusa: mucho más pasional, con ganas de dialogar con el lector y profundas reflexiones.

Para terminar, no podía faltar una visita a Re-read donde se hacen ricos a mí costa. En este caso cogí dos libros: El coleccionista de relojes extraordinarios, de Laura Gallego y Entre luz y tinieblas, de Laura Whitcomb. No son dos historias que quiera leer en seguida, pero espero darles una oportunidad.


Hay libros muy variados y de diferentes estilos; todos los de literatura rusa ya los he leído –o casi– y los demás tengo bastantes ganas de hacerlo, sobre todo los dos primeros. Como he comentado al principio de la entrada: la semana que viene os traeré la segunda parte de este book haul con los libros de febrero.

¿Habéis leído alguno?
Un beso.


Tal vez te interese:

martes, 7 de marzo de 2017

R | El libro de los Baltimore, de Joël Dicker


Maduración, misterio y un amor –no romántico– fin límites.
NOTA: 4/5


Recuerdo la emoción de saber que Joël Dicker había sacado un nuevo libro –además estaba en Barcelona de gira– y las ganas con que empece a leerlo, pero también recuerdo que me costo mucho adentrarme en la trama. Es difícil no comparar la historia de Harry Quebert con la de los Baltimore, ya que, Marcus Goldman hace de nexo entre las dos historias; pero es un error. Sabía que iba a ser una lectura diferente en muchos aspectos, pero me costó hacerme a la idea.

El libro de los Baltimore es una historia mucho más personal. Más de personajes. En este caso Marcus nos habla de su familia; del pasado de su familia. Nos cuenta como fue su infancia, como siendo un Goldman de Montclair quería ser un Goldman de Baltimore. Nos habla de sus primos: Hillel y Woody –quienes tiene una relación tan especial y tan tormentosa a veces que me quede fascinada con ellos y el significado que le dan a la palabra fraternidad–; de Alexandra. Nos habla también del drama sin decirlos que paso, nos explica las consecuencias de ese suceso sin desvelarnos nada hasta el final de la historia.
Marcus quiere contar la historia de los Goldman de Baltimore, aunque en realidad nos está contando su propia historia a través de ellos. Podríamos decir que está deslumbrado, fascinado por ellos, por su forma de ser y su estilo de vida. De hecho, pasa tanto tiempo como puede con ellos. Desearía que fueran su familia.
Marcus, lo que hace al contarnos la historia de los Baltimore es madurar sin darse cuenta; y a pesar de que ya no es tan joven. Su entorno le hace comprender que no puede quedarse en el pasado y que tiene que dejar de rememorar esa época como si fueran los mejores años de su vida, ya que, realmente cree que fueron los mejores años de su vida. Porque su vida es ahora, porque es un escritor de éxito y hay una chica que está loca por él.

Joël Dicker intercala las diferentes historias del pasado con la historia del presente; y poco a poco vamos viendo como todo encaja. Como la tensión que se va gestando capítulo tras capítulo explota. Como todo ese mundo que ha llegado a la cima se precipita en una espectacular caída.

Confieso que fue un libro que me costó de leer. Me costó mucho entrar en la trama a pasar de haber un misterio al que se hace referencia continuamente y que no se resuelve hasta el final. No obstante, creo que fue más por mí y por el momento en que lo leí que no por la historia, ya que, Dicker me conquistó por completo con Harry Quebert y su forma de escribir es maravillosa, lo hace tan fácil. Además, su prosa me encanta y hay suspense en la trama, quieres saber que es lo que pasó, sobre todo hacia el final de la historia, pero no estaba metida en la trama. De hecho, no conseguí conectar con la historia hasta casi el final; y es una pena, porque es una historia increíble, más psicológica que la anterior y donde el autor se desmarca del fenómeno Harry Quebert y nos ofrece una historia totalmente diferente, pero conservando esos puntos de misterio y giros en la trama que conquistaron a los lectores en su anterior novela. Quiero volver a leerlo más adelante y esa vez sí espero disfrutarlo como se merece.


El libro de los Baltimore es una historia de personajes, de mucho amor y de muchos tipos, de fascinación, de éxito, pero sobre todo de fracaso y de volverse a levantar. Que os recomiendo mucho aunque yo no lo haya disfrutado al 100%. Os va a gustar si os gustas las historias de misterio, las historias de familias y de dramas familias. Y también hay un pequeño romance que le da frescura, que no sobra y que además, es importante en el desarrollo de la trama.
"Los dramas son inevitables. En el fondo no tienen tanta importancia."

¿Lo habéis leído?
Un beso.


Tal vez te interese:

viernes, 3 de marzo de 2017

Friday Reads + TBR marzo 2017


Después de leer dos lecturas largas durante enero y febrero empiezo marzo de una forma mucho más relajada. Es cierto que tengo pendientes varias lecturas para clase, pero son cortitas y espero poder leer también un par de libros escogidos por mí. Aquí van mis próximas lecturas del mes de marzo.


Empiezo por las lecturas para clase que voy a tener que leer seguro. Decir que aunque sean obligatorias no me supone ningún esfuerzo, realmente las tres tiene una pinta estupenda y estoy segura de que me van a gustar.

La chica de seda artificial, de Irmgard Keun
Se trata de mi lectura actual y me está gustado bastante. Sin duda el punto fuerte de la historia es su protagonista: Doris es una chica que no deja indiferente a nadie. Ella pertenece al fenómeno Girlkultur que surgió en Alemania durante los años 20 y que también vino acompañado por el auge del cine, de Hollywood y todo ese ambiente frívolo donde lo importante era la fiesta y pasarlo bien y el trabajo quedaba en segundo plano. Además, se contrapone con la figura de la nueva mujer y el inicio del feminismo; bastante opuesto a la filosofía Girlkultur.

Hermanos de sangre, de Ernst Haffner
Igual que la anterior se trata de una obra que se desarrolla en Berlín muy ligada con la situación social que se vivía en Alemania en ese momento –más o menos de los mismos años que la anterior–. Además, como curiosidad, fue una obra censurada con la llegada al poder de los nazis y recientemente redescubierta. En este caso vamos a entrar de lleno en el mundo de las bandas callejeras de la mano de Willi y Ludwig.

La muerte de Iván Ilich, de Lev Tolstói
Como viene siendo habitual no puede faltar algo de literatura rusa y en este caso para clase tenemos que leer un relato largo de Tolstói. No puedo adelantaros nada, porque sinceramente no tengo ni idea de lo que me voy a encontrar. Estoy bastante segura de que me va a gustar, ya que, todo lo que he leído hasta el momento de autores rusos me ha gustado y de hecho no sabría decir cual es mi favorito de todos ellos.

Los dos siguientes libros son lecturas personales que realmente espero poder ir combinando con las anteriores, ya que, la más larga es Hermanos de sangre con unas 250 páginas.

Palabras que nunca te dije, de María Martínez
El fin de semana que viene hay club de lectura en la casa del libro de Barcelona donde se va a hablar del nuevo libro de María Martínez. No he leído nada de la autora y me muero de ganas por hacerlo y que mejor escusa para hacerlo que para participar en un club de lectura donde vamos a destripar la obra entera. Realmente espero tener tiempo y poder asistir. Voy a confesar que me hace especial ilusión.

Ciudad de ceniza, de Cassandra Clare
Si me da tiempo de leer todo lo anterior me gustaría leer también el segundo tomo de Cazadores de sombras. Ya hace bastante que leí el primero y no quiero retrasar mucho más su lectura. Además, estoy segura de que va a ser una lectura de lo más distendida y que me va a venir bien para relajarme y desconectar de los exámenes que tengo a finales de mes.


Sé que es una lista bastante ambiciosa, pero después de leer Dostoyevski me veo capaz de cualquier cosa. Además, los tres primeros son libros cortitos y los dos últimos dos títulos les tengo bastantes ganas.
¿Qué tenéis pensado leer vosotros este mes?

Un beso.


Entradas relacionadas:

martes, 28 de febrero de 2017

Presentación | Reyes del cielo, de Francisco Miguel Espinosa


El pasado Sábado 25 fui a la presentación de Reyes del cielo en la Librería Gigamesh de la cual salí todavía con más ganas de leer esta nueva historia que ha llegado a mis estanterías. Esto paso por varios motivos.


Para empezar, ya sentía un feeling especial con la portada desde la primera vez que la vi; tan azul y con esos cohetes de colores surcando los cielos. Realmente maravillosa. Después, vino recomendada por Javier Ruescas que comentó lo fantástica que era la historia y la portada en uno de sus videos o en Instagram stories –no lo recuerdo muy bien–; y una se fía de él desde que le descubrió hace varios atrás Amanecer rojo. Así que, cuando vi que el autor iba a pasar por Barcelona no encontré ninguna escusa plausible para no hacerme con él de inmediato. Además, me da la sensación de que estoy descubriendo algo que no se conoce.
Otro de los motivos por los que me llama la atención esta historia es precisamente por ser un libro de ciencia-ficción. Me considero una chica que leer de todo y bastante variado, pero es verdad que mi bagaje con este género es prácticamente nulo, aunque lo poco que he leído me ha gustado mucho.

Estamos delante de una historia de ciencia-ficción y de aventuras y por lo que se comentó en la presentación de superación y de luchar por conseguir algo mejor. El protagonista de llama Oz y va a participar en una cursa espacial para conseguir el título de Rey de los cielos. Que vendría a ser lo mismo que convertirse en lo más de lo más.
La verdad es que promete muchas aventuras, muchas pruebas a superar y todo un universo por descubrir; y yo quiero descubrirlo de la mano de Oz. Además, probablemente –y eso ya es hipótesis– el personaje va a crecer y madurar a lo largo de toda la historia. El propio autor dijo que era un libro positivo y bonito, así que yo creo que va a terminar bien indistintamente de que Oz gané o no la gran carrera galáctica.

Para terminar, no perdáis de vista a Francisco Miguel Espinosa porque pronto va a sacar una nueva historia de romántica contemporánea juvenil, pero lo más inquietante de este detalle es que antes de pasarse al panorama juvenil escribía novelas de terror, de sangre y asesinatos. Personalmente me quedé muy sorprendida e intrigada al mismo tiempo y todavía siento más curiosidad por leerlo.


¿Conocíais la historia?
Un beso.


Entradas relacionadas: